HISTORIA DE LAS MUJERES GEORGES DUBY Y MICHELLE PERROT PDF

Vozragore Be the first to review this item Amazon Best Sellers Rank: Transient cookies are kept in RAM and are deleted either when you close all your browser windows, or when you reboot your computer. Lisa rated it it was amazing Feb 21, Would you like to tell us about a lower price? Goodreads mujers you keep track of books you want to read. Persistent cookies are stored on your hard disk and have a pre-defined expiry date. But the dearth of information about women in official archives and the near absence of writing by women from this era stand in stark contrast to the astonishing profusion of texts and images created lss men that are concerned with women and gender.

Author:Ferisar Sakora
Country:Mayotte
Language:English (Spanish)
Genre:Medical
Published (Last):1 October 2012
Pages:302
PDF File Size:17.69 Mb
ePub File Size:15.96 Mb
ISBN:923-6-99154-742-2
Downloads:79807
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dirr



En los aos setenta-ochenta sobre todo hubo vivas discusiones, de las cuales tendremos una idea recorriendo las pginas de revistas como los Cahiers du GRIF desde , Questions feministes y NouveLies Questions fministes desde , Sorcieres 79 , etc. La inversin en la investigacin propiamente dicha se acenta al final de los aos setenta, como una compensacin por las recadas del Movimiento, que, tras las victorias conseguidas sobre los derechos de las mujeres Ley Veil sobre el aborto, , Ley sobre el castigo de la violacin, 12, tuvo un inevitable retroceso.

Adems, algunas universitarias tomaron el relevo en cuanto a cursos y programas de investigacin. En se desarroll en Aix-en-Provence un coloquio sobre las mujeres en las ciencias hu- manas; el debate entre psicoanlisis y ciencias sociales fue a menu- do muy vivo.

La llegada de la izquierda al poder en constituy un factor de reconocimiento y de relativa institucionalizacin. El Ministerio de Investigacin dio su apoyo a la celebracin de un coloquio nacional sobre Femmes, fminisme, recherches en Toulouse en , cuyas Actas establecen un estado de la cuestin a la altura de esas fechas n.

El CNRS financi una ATP-Mujeres Accin temtica programada , cuya nica originalidad consisti en subvencionar las investigaciones dentro, pero tambin fuera, de las instituciones. La cuestin de la di- ferencia de los sexos era uno de los ejes prioritarios, y el coloquio Sexe et Genre.

De la hirarchie entre las sexes 14 da buena idea del grado de reflexin en las distintas disciplinas. Ibamos hacia un feminismo de Estado?

Algunas teman esta recuperacin acadmica y la ruptura entre movimiento e investi- gacin. Por ellas, el pensamiento feminista americano fue pronto conocido e in- fluyente en Francia. No estuvo en primera lnea. En primer lugar debido a la amnesia semivoluntaria de un movimiento que se consideraba como punto de partida abso- luto: Liberation des femmes: anne cero, que fue el ttulo de un c- lebre artculo Christine Dupong, Partisans, octubre-diciembre de Adems, muchas historiadoras, que haban tenido experien- cia en la historia del movimiento obrero, desconfiaban de una histo- ria militante, en busca de una edad de oro Matriarcado, Amazonas y de antepasadas heroicas.

De qu forma conciliar la fuerza de la protesta, de una subjetividad explosiva, y la trayectoria de una dis- ciplina slidamente constituida? Las feministas hablaban a menudo de ciencia feminista, de ruptura epistemolgica. Qu sentido te- na esto en historia? No obstante, las preguntas afluan. Haba que tirarse al agua, or- ganizar cursos, seminarios, proponer temas de investigacin.

Lo que se hizo mejor que peor. Tesinas y tesis se multiplicaron y llenan hoy en da los estantes de las bibliotecas. En veinte aos se ha formado una acumulacin primitiva. Tres fechas simblicas darn una idea del camino recorrido: Les femmes ont-elles une histoire?. Tal era el ttulo del primer curso impartido en Jussieu.

Traduca nuestra incertidumbre, as como nuestra falta de prctica y de materiales. Incapaces de tra- tar el tema, habamos invitado a socilogos -Andre Michel abri el curso- y a historiadores, entre los ms prestigiosos -Vidal-Naquet, Escribir la historia de las mujeres: una experiencia francesa 77 Le Le Hoy para tratar de responder a esta pregunta a partir de sus propias investigaciones.

Ya no du- dbamos de que las mujeres tuvieran una sino que nos pre- gu ntbamos cmo escribirla 1s. En veinte aos se ha constituido un campo de investigacin. Ha evolucionado tanto en sus objetos como en sus mtodos y sus puntos de vista.

Se trat en un principio de hacer visible lo que tstaba es- de volver a eneontrar huellas y de interrogarse sobre las ra- zones del silencio que rodeaba a las mujeres eomo sujetos de la his- toria. En el mismo movimiento se han interesado en primer lugar por las figuras femeninas ms oprimidas: muchachas de ser- mujeres maltratadas Se ha intentado aprehender el papel de las mujeres en los movimientos sociales y las revoluciones.

Se ha hecho la historia del feminismo. El problema del acceso de las mujeres a los distintos niveles del eonocimiento tcnica Los puntos de vista tambin han creo que de forma comparable a los de la historiografa americana. Se ha reflexionado mucho sobre las nociones de cultura y de poder de las mujeres. Y la cuestin del poder pol- tico retiene particularmente hoy la atencin. Pero todo esto no es tan sencillo.

Se ve en las crticas formuladas acerca de la HDFO. Se ha visto en el momento del coloqu io Mujeres e Historia organizado en la Sorbona de noviembre de , especialmente en las lecturas crticas que, por otra parte, haba- mos suscitado nosotras mismas 1.

En fin, quisiera terminar evocan- do estos debates como una apuesta para la reflexin ms amplia su- gerida por este coloquio. No se trata de una Enciclopedia, sino de una historia crono- -temtica, que pone de relieve para cada perodo los temas ms per- ceptibles, los que permiten comprender una poca o medir un cam- bio, todo ello en funcin de las investigaciones disponibles de las que dependemos absolutamente.

Una historia de la diferencia de los sexos, de las relaciones entre los sexos, as como una historia de las mujeres que, segn nuestro cri- terio, no puede comprenderse ms que en esta perspectiva. Tal fue, al menos, la peticin formulada a los autores, satisfecha de forma desigual por cada uno de nos.

Aparte de esta recomendacin, no hay en estos volmenes ninguna lnea, ninguna doctrina; simplemente la afirmacin comn y tranquila -por el hecho mismo de escribir- la- de que las mujeres tienen una historia y que supone un asunto serio el hacerla.

Escribir la historia de las mujeres: una experiencia francesa 79 Numerosas crticas, espontneas o suscitadas, han acogido esta HDPO. No citar ms que las principales: 1. En primer lugar, la existencia misma del objeto; sin duda pre- maturo, apresurado y que tiene el riesgo de crear un canon de refe- rencia obligada. Es el riesgo de canonizacin formulado por Bon- nie Smith, con motivo de un debate en Amsterdam Es verdad. Y que el campo de investigacin, del que por otra parte se ha nutrido, es infinitamente ms amplio, sobre todo en el extranjero, aunque tambin en Francia; que se enriquece casi cada da con tra- bajos nuevos.

En el otoo de -por no dar ms que un ejem- plo- cuatro tesis han sido defendidas en Pars en este campo: sobre la militancia de las mujeres en la regin de Saint Nazaire Loiseau , sobre las mujeres en el Partido Comunista entre las dos guerras Tar- divel , sobre el feminismo francs en el perodo de entreguerras Bard y especialmente sobre Les rles fminins dans la vie prive.

Este gigan- tesco trabajo de archivo la autora ha examinado sistemticamente todas las series judiciales -denominadas series U- sobre la totali- dad de Francia entre y , que aporta una masa de infor- macin concreta, especialmente sobre la vida y las actitudes de las mujeres de dases populares, se sita justamente fuera de los estudios ms feministas, a los cuales aporta, no obstante, mucho.

Prueba, si las hay, de la vitalidad de un campo de investigacin que se desarro- lla de forma autnoma y pluralista. Problemas de espacio y de tiempo: La nocin de Occidente es globalizadora, abstracta y, en estos tiempos de ofensivo racismo, quiz peligrosa. I-la hemos escogido por comodidad, necesidad hay que tener en cuenta los trabajos existentes y, a pesar de todo, con la hiptesis subyacente de que existe un Occidente de relaciones entre sexos.

Pero es verdad que esta nocin niega diferencias nacionales, regionales, induso locales y subrepticiamente produce una categora dudosa: las mujeres occidentales. Jover Lileraluurover- zic! Los problemas actuales de la ex- Yu- goslavia muestran los peligros que hayal desestimar los hechos tnicos.

En cuanto a la cronologa, hemos elegido la larga duracin en la tradicin de la Escuela de Annales y adoptado las divisiones cl- sicas de la historia de Europa Occidental, al menos tal y corno las han definido los historiadores del siglo XIX. Se podra construir otra cronologa sobre las relaciones entre sexos que tuviera en cuenta los virajes ms importantes, los verdaderos puntos de ruptura, los acon- tencimientos esenciales?

A esta pregunta, continuamente hecha por nuestros interlocutores, no tenernos una respuesta satisfactoria. Historia de las mujeres o historia de las relaciones entre los sexos? Scott , constituye uno de los ejes de renexin de los ltimos aos. Adems, la idea de que la diferencia de lo mas- culino y lo femenino no es un dato natural inamovible, sino una cons- truccin histrica y cultural, es algo que conviene particularmente a la marcha de la historia.

Puesto que la diferencia de los sexos es una construccin, entonces se puede deconstruin a todos los niveles teo- ras y prcticas, representaciones y hechos materiales, palabras y co- sas. Una disciplina se presta mejor que otras a un anlisis de este tipo: el Derecho, porque es el objeto de definiciones precisas. Sin embargo, hay puntos de vista diferentes. Pienso que la historia de gnero es un rea de investigacin histrica perfectamente legtima y extremadamente til. Pero no debe confundirse con la historia de las mujeres y no puede tener prioridad sobre la necesidad de una historia social de las mujeres.

Veo la principal tarea de la historia de las mujeres no como una deconstruccin del discurso machista sobre las mu- jeres, sino como un esfuerzo para superar la escasez de hechos acerca de sus vidas. El estudio de las categoras indecisas o subversivas por ejemplo es una forma de pallarlo.

Tercera mucho ms fundamental: el debate sobre los inmutables que directa o historia y psico- cuando este ltimo toma la categora de sexo como dato na- tural y estructura elemental. La distancia que separa a Freud de La- can permite un respiro. La mujer no existe dice el ltimo, 10 que encanta a las historiadoras, empeadas en aprehender las pluralida- des y las singularidades. Y gran nmero de psicoanalistas admiten al menos la existencia de una historicidad de las formas de la femini- dad y de la masculinidad.

Lo que hace el dilogo perfectamente po- sible. Podernos llegar ms lejos en el rechazo de los inmutables y hacer de la diferencia de los sexos una pura creacin del lenguaje y del simbolismo? Se ha re- prochado a laHDFO ser ante todo una historia del discurso y por con- siguiente una historia de la palabra y del imaginario masculinos.

En la medida en que este reproche es merecido, se explica al me- nos por dos razones: 1 la cuestin de las por supuesto mas- culinas; 2 la conciencia del peso de 10 de las representa- ciones y de las la larga duracin de los sistemas de valores que fundamentan una dominacin masculina que, ciertamente, evo- luciona en sus formas, pero se reconstituye sin cesar. La tesis de Ana Mara Sohn, de la que he hablado, es un ejemplo de protesta alternativa. Utilizando las fuentes judiciales se introduce diestramente 10 ms cerca posible de los propsitos y de las conduc- tas de las mujeres del pueblo, traducidos en Justicia.

Subraya su ex- traordinaria resistencia al discurso dominante igualmente en mate- ria de natalidad , su accin cotidiana para organizar sus parcelas de libertad y su voluntad de ser felices. Me he referido muy brevemente a algunas de las objeciones y cr- ticas que se han hecho a la HDFO. Es evidente que se refieren al con- junto y van, sin incluso ms all de la disciplina histrica pro- piamente dicha.

Htoria de Las mujeres, Universidad y sociedad francesa El xito relativamente importante de la historia de las mujeres y particularmente de la lIDFO, que, desde este punto de vista, ha ju- gado un papel ciertamente mediador con referencia al pblico en ge- neral, contrasta con la prudente reserva del mundo universitario.

Las razones del xito habran de ser analizadas. Ms all del so- porte muy activo de los medios que no han regateado su atencin tanto en el mbito audiovisual como en la prensa escrita , parece ser que un cierto nmero de hombres, pero ms an de mujeres, han apreciado este tipo de mirada sobre la historia.

Muchas mujeres bas- tante alejadas del mundo acadmico han dicho al mismo tiempo que tenan a veces problemas para leer estos libros, pero que estaban fe- lices con su existencia, como si de repente tomaran conciencia de su identidad como sujeto y de su presencia en el mundo.

La resonancia sobre la disciplina histrica parece mucho ms d- bil. Si la historia de las mujeres se muestra a partir de este momento como legtima g y desde este punto de vista la eleccin de la Sor- bona como lugar para la celebracin del coloquio Femmes et Histoi- re no ha sido indiferente , sus bases institucionales permanecen ex- tremadamente dbiles, debido a la rigidez de la organizacin de los cursos y de las disciplinas.

Por otra parte, no ha llevado a cabo la ruptura epistemolgica con la que soaban ciertas feministas de los aos setenta. Solamente podemos esperar haber conseguido una inflexin de la mirada que lleve a considerar la cuestin de las mu- jeres y de la diferencia de sexos como algo a tomar en serio. La evo- lucin actual de la historia hacia una historia poltica e intelectual centrada en las grandes obras, los grandes textos, los acontecimien- tos, etc.

Llama la atencin comprobar la escasa atencin que se concede al tema de las mujeres en obras de envergadura tales como Les Lieux de La Mmoire Nora editor o en las conmemoraciones del Bicente- nario de la Revolucin francesa. Quiz en los Estados Unidos se ha- blara de un backLash en lo que se refiere a la historia de las mujeres! Han publicado un artculo de nuestro equipo, Culture et Pouvoir des femmes. Escribir la historia de las mujeres: una experiencia francesa Ello nos lleva necesariamente a preguntarnos acerca del sentido de esta experiencia en cuanto a las relaciones entre sexos en la socie- dad francesa.

ABB EH300 PDF

historia de las mujeres duby perrot

.

DIOSCOREA HISPIDA DENNST PDF

HISTORIA DE LAS MUJERES (5 VOL.)

.

HP 6710B USER MANUAL PDF

MICHELLE PERROT

.

Related Articles